Respeto al《como si》

Y ese es el error: convertir lo puramente ficticio en real, cuando lo ficticio ya tiene ingredientes de realidad y nos ayuda a conocernos, y nos ayuda a relacionarnos mejor, nos invita a experimentar cosas mentalmente que pueden ayudarnos acomprendernos mejor a nosotros mismos, acomprender la realidad que nos rodea.



El problema es cuando damos el paso y nos olvidamos del «como si». Y establecemos realidades que no existen como verdaderas, y encima nos sometemos a ellas, e influyen en nuestra vida y terminan por empozoñarlo todo; lo lía todo, lo confunde todo y se inmiscuye en los asuntos sociopolíticos, complicándolos aún más.

Todo va en la misma entrega.

Juan Carlos Olite
Comentario realizado por el autor
Las ilusiones metafísicas de un cerebro primate